Opinión
Lo que hoy en día llaman España, le pese a quien le pese, es el resultado del paso de distintos pueblos,  íberos, celtas, tartessos, fenicios, cartagineses, romanos, visigodos, judíos, musulmanes, cristianos…
Ya ni os cuento si a alguien le da por decir que no cree en las vacunas o en la COVID, que es terraplanista, que cree que el feminismo es casi tan malo como el machismo
Las lenguas, como las especies, desaparecen si no les dispensamos los cuidados convenientes. Esto es un hecho incontestable.
El Cinexin, que para aquellos que han tenido la desgracia de nacer en el nuevo siglo y no tienen idea de lo que es, era aquel artilugio que reproducía en la pared películas de Mickey Mouse o de Popeye el marino.
Poco a poco, las lecturas fueron tomando madurez hasta que llegué, ya de adolescente, al verso. Leía poemas casi sin masticarlos; el lenguaje lírico me cautivaba sin necesidad de entenderlo del todo.
Aunque me dejé convencer para probar algún que otro remedio milagroso, en ningún momento tuve depresión u obsesión por perder mi, hasta entonces,  abundante melena.
Sobre el techo una baca metálica donde se amontonan las maletas, con ese traqueteo intermitente que despeina mis oídos, si miro por el retrovisor, puedo ver a mi madre con muchos años menos.

No trata de la memoria histórica esta columna, sino de la intrahistórica, la que, siguiendo el pensamiento de Unamuno, versa sobre la impresión que tenemos respecto a  la gran historia