Última hora
Opinión
Entre los cristianos, y más en estos días, a ninguno le es ajena la figura de Judas Iscariote, aquel discípulo de Jesús que con su beso marcó el camino de quién tenía que ser el apresado.
Es un hecho que, en los apocalípticos tiempos de pandemia en que vivimos, el hombre consume más plegarias que en otras épocas libres de todo mal,  cada cultura con su propio credo.
Soñaba con publicar algún día un libro y deseaba que las mujeres me lanzaran bragas a discreción, como le sucedía a Jesulín de Ubrique en las plazas de toros.
Pensemos en Sócrates, en Jesucristo, en Ghandi o en Mandela, quienes con su limpio proceder, ajeno por completo a la violencia, lograron auténticas y profundas transformaciones del pensamiento cuyos efectos llegan hasta nuestro presente
He llegado al campamento base, al campo 1. Hace 18.200 y pico días que estoy en esta vida. ¡Gracias a Dios! como diría la abuelita Araceli...como decimos muchos, en voz alta; otros pensándolo...que también vale
Dice un cuñado mío, que tiene muy buen humor y que es muy sentencioso, que últimamente se está muriendo gente que antes no se había muerto nunca y añado yo, ya de forma más seria, que últimamente estamos viendo cosas que jamás hubiéramos pensado ver...
La nieve llega sin esperarla, como llegan los amigos de siempre a casa, como llega la carta del banco, como llegó el Coronavirus a nuestras vidas.
Los que nos atrevemos a manchar un folio blanco con el negro de nuestras ideas nos enfrentamos a diferentes retos, todos relacionados con el respeto.